Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Grandes pensadores

La thaumasía, palabra de origen griego, ha caído en el olvido y sin embargo, cada tanto, cuando la belleza, la luz, la naturaleza, el mundo parece desbordar toda capacidad de entendimiento, aparece de nuevo. El asombro. El impulso por enfrentarse a la interrogación, por dar cuenta del misterio.
Al comienzo de la Metafísica, Aristóteles afirma que la filosofía nace del asombro. Se suele decir “hemos perdido la capacidad de asombro” cuando en los momentos más aciagos y oscuros el ser humano se convierte en sobreviviente de una tierra arrasada por las más ruines vilezas, pero hay que advertir una posible confusión. Asombro no es lo mismo que espanto. Del asombro surge un encuentro con lo velado que insta a su desvelamiento y de ahí al conocimiento y al reconocimiento de un Orden que nos trasciende, nos contiene y es bello en sí mismo. Del espanto viene un sobrecogimiento aterrador ante lo que vemos o experimentamos. Se ha perdido el golpe anímico de espantarse. Entonces quizás se pierde …

Entradas más recientes

El dueño del secreto

Ya sabes que volveré

La uruguaya